Ya sé que es la tarta que hice para el día de la madre y que, a estas alturas, aún no la había colgado pero es que la vida de la “curranta” es así de dura jajaja.

  

Como vivo lejos de mi madre no he podido hacerle la tarta a ella así que se la he hecho a mi suegra que adora los sabores dulces y suaves como la vainilla o la nata. Además le gustan las texturas cremosas así que no había lugar a dudas en la elección, una Rose Cake de Vainilla.

 Aquí va…

 

Ingredientes:

Bizcocho Madeira o MSC

4 huevos

20 ml de vainilla

250 grs de mantequilla

250 grs de azúcar

8 grs de levadura

350 grs de harina

 Almíbar de Vainilla

150 grs. de azúcar

20 ml de vainilla

Agua para cubrir el azúcar

 Buttercream de Vainilla

250 grs de mantequilla

450 grs de azúcar glass

4 cucharadas soperas de vainilla

2 cucharadas de leche

 Fondant Blanco

 

Elaboración:

Bizcocho:

Bate la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremosa, añade los huevos de uno en uno hasta que estén bien integrados. Incorpora la vainilla y mezcla bien. Ahora añade los ingredientes secos y mézclalo todo bien hasta que tengas una masa con un irresistible olor a vainilla.

Esta receta está pensada para un molde de 22 ó 23 CMS y unos 7 u 8 CMS de alto, así que coge el molde, úntalo con un poco de mantequilla, aceite o spray anti adherente y hornéalo hasta que el palillo salga limpio al pinchar el centro. Yo lo he horneado a unos 180º y unos 30 minutos.

Almíbar:

Pon el azúcar en un caldero y añade la vainilla. Cubre con azúcar y llévalo a ebullición. El punto ideal es hebra fino, es decir, que esté un poquitito espeso cuando aún está caliente. Al enfriarse verás que se espesa más.

Buttercream:

Para hacer el buttercream bate la mantequilla hasta que esté cremosa. Añade la mitad del azúcar. Incorpora la leche y la vainilla. Termina de añadir el azúcar restante. Rellena una manga pastelera y utilízalo para rellenar y decorar la tarta.

 

Montaje y decoración:

Cuando está frío hazle un corte transversal, empápalo con el almíbar de vainilla y rellénalo. Para ello le hacemos un cordón con el buttercream y extendemos. Coloca las dos capas y cubre bien (hasta que no se vea el bizcocho) con el buttercream de vainilla.

Extiende el fondant con el rodillo hasta tener una capa de unos 3 ó 4 milímetros (o lo que puedas manejar sin que se te rompa al principio) y cubre la tarta con él. Con una espátula lisa (o un alisador de fondant) vete pegando bien todo el fondant al bizcocho (para eso necesitamos el buttercream de base) y recorta lo que te sobre en la base.

Ahora es el turno de hacer las rosas, puedes utilizar cualquier boquilla con forma de estrella aunque la más conocida es la 1M de Wilton, pero es cuestión de gustos, preferencias, oportunidades, etc.

Pon la manga vertical sobre el centro del bizcocho y gira en sentido contrario a las agujas del reloj manteniendo la presión y sin levantar hasta que tengas una rosa. Las demás las tendrás que hacer de la misma manera pero calculando el lugar donde debes poner el centro.

Como verás en mi tarta quedan huecos en blanco, está hecho conscientemente para rebajar un poco la dosis de azúcar que la tarta la iba a comer una persona diabética pero si quieres que te quede más “rellena” lo único que tienes que hacer es rellenar esos huecos con un poco de buttercream. ¿Cómo?, siguiendo la misma curva del lado de la rosa que vayas a rellenar.

Bueno, ahora sólo queda que le añadas lo que te apetezca, unas hojas, nada… cuestión de gustos. Espero que la disfrutes muchísimo.

2 comentarios en “Rose Cake

Añade tu ingrediente

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s